lunes, 2 de diciembre de 2013

DESCARTES: Nociones y temas

R. DESCARTES

Nociones:
- Duda y certeza.
- Alma y cuerpo (res cogitans y res extensa).
- Pensamiento e ideas.

Temas:
- El cogito y el criterio de verdad.
- Las demostraciones de la existencia de Dios.

domingo, 3 de noviembre de 2013

EJERCICIO JUICIOS ANALÍTICOS Y SINTÉTICOS



EJERCICIO UNIDAD 2. 

¿Son analíticos o sintéticos los siguientes enunciados?


1.      Por un punto exterior a una recta pasa una única paralela.

2.    La velocidad es directamente proporcional al espacio e inversamente proporcional al tiempo.

3.    El ADN está compuesto de bases nitrogenadas.

4.    La fórmula química del ácido sulfúrico es H2SO4.

5.     La Revolución francesa se produjo en 1789.

6.    Un triángulo tiene tres ángulos.

7.     Todo soltero es no casado.

8.    El agua marina tiene un alto contenido en sal.

9.    La ballena es un mamífero.

10.                       Los electrones tienen carga negativa.


lunes, 28 de octubre de 2013

Términos y descriptores




4º ESO     Educación ético-cívica  Curso 2013-2014

Enlazar términos y descriptores.

Término
Descriptor

1.      Subjetivismo




2.    Objetivismo






3.    Subjetivismo radical


4.    Absolutismo moral





5.     Dogmatismo



6.    Relativismo



7.     Intelectualismo moral


a)    La legitimidad no depende de la apreciación de los individuos.

b)   Los valores existen por sí mismos al margen de que los individuos y las sociedades los conozcan.

c)    Los valores son una creación humana.

d)    No existen valores universales sino que las circunstancias influyen en el modo de valorar.

e)    Todo depende de la opinión de cada uno así que todo vale.

f)      Ciertos valores concretos son los únicos correctos

g)    Identifica la virtud con el saber.

martes, 22 de octubre de 2013

TEMA 3. LOS PROBLEMAS DE LA FILOSOFÍA

Unidad 4.

1. El problema del conocimiento. El escepticismo filosófico y la duda cartesiana: hfs, ho e hgm.
2. La cuetión del origen y límites del conocimiento: racionalismo V/S empirismo.
3. El problema de la realidad: el experimento del cerebro metido en una cubeta.
4. El realismo ingenuo y crítico. El idealismo. La teoría representacional de la percepción.
5. La relación cuerpo-mente: dualismo y monismo antropológico. ¿Pueden pensar las máquinas?
6. El problema de la existencia de Dios: conceptos más importantes. Argumentos de la demostración de la existencia de Dios. El ateísmo contemporáneo.

Nociones y temas



Noción: Movimiento y Primer motor

En esta primera noción Santo tomas emplea el movimiento y el primer movimiento para probar la existencia de Dios. Se fundamenta en la física de Aristóteles. Está claro que los sentidos nos muestran que en el mundo hay cosas que se mueven o que cambian, por lo tanto la existencia del movimiento es innegable y evidente para Aristóteles y Santo Tomás, incluso para nosotros. Toda sustancia tiene propiedades en acto, aquellas que posee actualmente, y propiedades en potencia, aquellas que no tiene pero podría tener. El movimiento consiste en el paso de la potencia al acto, es decir, la actualización de una potencia.

Tomás de Aquino, siguiendo a Aristóteles, distingue en todo ser o sustancia, por una parte, la materia, por otra, la forma. La materia es aquello de lo que está compuesta una sustancia. La forma puede ser accidental o figura y esencial o propiedad que hace que la sustancia sea lo que es. Así, define el movimiento como la adquisición, por parte de la sustancia o un ser, de la forma que antes no poseía.

Santo Tomás también explica el principio de causalidad según la cual: ''todo lo que se mueve es movido por otro''. Según el Aquinate existe sólo un ser que mueve sin ser movido: Dios o un motor inmóvil, perfecto ya que no necesita buscar nada ya que tiene el máximo nivel de perfección.

Tomás de Aquino razonará del siguiente modo para establecer la tesis de Dios como motor inmóvil:

Lo que se mueve no puede ser lo mismo que lo que es movido.
También nos encontramos, por otra parte, que es imposible remontarse al infinito buscando la causa en acto que provoca el movimiento de cada cosa. Por lo tanto, si tenemos una serie de motores móviles en la que cada uno mueve al siguiente tendremos que aceptar un primer motor, uno que moverá a todos los demás. Sería imposible afirmar que no hay un primer motor, pues si no lo hubiese sería infinita, por lo tanto no habría un motor en acto puro que originara el movimiento.

Por tanto, al haber movimiento en el mundo, ha de haber por lo tanto un primer motor, un motor inmóvil al que todos llamamos Dios.

Noción: Causa eficiente primera y ser necesario

La noción de causa eficiente primera se relaciona con la segunda vía que emplea santo Tomás para probar la existencia de Dios, y la noción de ser necesario se relaciona con la tercera vía.

La segunda vía (prueba por la causa eficiente) encuentra su origen en Aristóteles (Metafísica Libro II 2) quien declara imposible un proceso al infinito en cualquier género de causas, es decir, material, agente, final o formal y concluye que hay que remontarse siempre a un primer principio. Pero Aristóteles no habla de causa eficiente y tampoco utiliza el razonamiento para demostrar la existencia de Dios. Fueron Avicena y Alberto Magno quienes utilizaron el razonamiento para demostrar la existencia de Dios. Santo Tomás sigue especialmente de cerca al primero de ellos.

En esta segunda vía se trata de constatar que hay un orden de causas eficientes en la naturaleza. Esto significa constatar que hay cosas que producen otras y son a su vez producidas. La subordinación se debe a que lo que una causa produce, y por tanto la condición misma de su ser causa, depende esencialmente (su ser causa depende de esto) de que sea a su vez producida; por ejemplo, un hombre engendra a otro gracias a que es un ser humano, pero su humanidad hubo de ser producida por otro ser.

A este punto de partida se aplica el principio de causalidad bajo esta formulación: "no encontramos, ni es posible, que algo sea causa eficiente de sí mismo, pues sería anterior a sí mismo, cosa imposible". Con esto lo que santo Tomás afirma es que no hay nada que pueda ser causa de sí mismo. En efecto, en cuanto que el efecto depende esencialmente de la causa, ésta ha de ser necesariamente anterior a aquél, pero así las cosas, algo que fuese causa de sí mismo sería algo que estaría ya producido antes de ser producido, lo cual es imposible; por ejemplo el primer ser humano no pudo engendrar su humanidad, pues para eso tendría que haber existido antes de existir.

Mas, y aquí radica el tercer fundamento de la prueba, no podemos remontarnos al infinito en la serie de las causas, por cuanto éstas constituyen un orden jerárquico en que unas son principales y otras instrumentales, esto es, en que producen por cuanto a su vez son producidas y así las principales son superiores a las instrumentales; por ejemplo tiene que haber un ser distinto al hombre que sea la causa de su humanidad.

Si la serie fuese infinita no habría una causa primera y así tampoco un orden de causas eficientes, lo cual es absurdo por cuanto esto implica la negación de un hecho de experiencia constatable. Así pues, tiene que haber una causa primera que explica la existencia de todas las cosas y que es ella misma incausada. Es lo que entendemos por Dios.

La tercera vía (prueba por lo necesario) es estática y parte de este hecho de experiencia: hay seres que nacen y mueren y por tanto son contingentes o posibles. Pero o bien todos los seres son contingentes o no. Para Santo Tomás todo ser es contingente, existe pero podría no existir, excepto Dios: ser necesario o que existe necesariamente. Un ser contingente es aquél en que no coinciden esencia y existencia. Por el contrario, en un ser necesario, esencia y existencia se identifican. Así pues, existen seres contingentes que no pueden ser causa de sí mismo, pues en algún momento no existían. En la cadena de contingencias debe haber un ser necesario fundamento de todo ser contingente. Este ser necesario es Dios. 

Noción: Ser perfectísimo e inteligencia ordenadora.

La esencia de dios incluye toda perfección. El ser perfectísimo es el que obtiene un grado máximo de conocimiento sobre la bondad, la verdad y la unidad. En la realidad existen diversos grados de perfección: desde la maldad hasta la bondad absoluta, por ejemplo. En el mundo hay entes que se acercan a estas cualidades de forma gradual y poco a poco a este máximo. Existe algo que es bueno o verdadero y lo es porque participa de la bondad que se encuentran en el grado máximo. Y la bondad y la verdad máximas deben encontrarse realizadas en un ser que el máximo de cada género y la causa de todo aquello que se parece a dicho genero. Debe haber algo que para todos los entes sea la causa de su bondad, su ser y de todas sus perfecciones, y a este algo se le llama Dios.

En la quinta prueba para probar la existencia de Dios, Santo Tomás considera a éste como causa del orden del mundo, como una ''inteligencia ordenadora'' que rige y dirige el ordenamiento del mundo. Este argumento se fundamenta en una concepción teleológica de la realidad y de los seres: todo lo que existe tiende a la consecución de un fin, quedando descartado el azar o la casualidad. Por lo tanto, santo Tomás hace uso del principio de casualidad: todo tiene una finalidad y esa finalidad ha sido impuesta en la naturaleza de cada ser. Así pues, todo precisa de una inteligencia ordenadora que lo dirija para conseguir sus fines. La cadena de seres teleológicos no puede no puede remontarse al infinito, luego tiene que existir necesariamente un ser inteligente por el cual todas las cosas naturales se ordenan a su fin, y a ese ser le denominamos Dios.

Noción: El problema del mal. 

Solución a la objeción: argumento de los contrarios y el problema del mal. Tras responder a la cuestión de si existe Dios, Tomás de Aquino procede a solucionar las dos dificultades mencionadas al principio y que rodeaban esta cuestión. He aquí las dos soluciones:
1.                  Dios no quiere el mal, sino que sólo lo permite. Y Dios, en su omnipotencia y bondad, permite los males para obtener de ellos mayores bienes, aunque nosotros no los podamos ver.
2.                  Tanto las obras de la Naturaleza como las de los hombres tienen su razón de ser en Dios, causa primera, agente superior que interviene en ellas, aunque sin destruir el determinismo causal de la Naturaleza ni la libertad humana.
Para Tomás de Aquino el mal no es algo positivo, sino sólo privación o carencia de bien. Con esta tesis no intenta demostrar que en realidad no hay mal en el mundo, o disminuirlo, sólo pretende aclarar que, si Dios creó todas las cosas y el mal fuera una cosa, Dios sería también el creador del mal. Pero, al considerar el mal como privación, éste se convierte en algo relativo a los seres, en algo accidental. El mal como tal no existe, ya que todo lo que existe por el hecho de existir es bueno aunque por no ser perfecto encierra la posibilidad de corromperse o de ser malo. Surge, entonces, la cuestión: ¿Acaso, Dios, con su sabiduría infinita no puedo prever el mal y por lo tanto prevenirlo? Con respecto al mal moral, no dice Tomás de Aquino, aunque Dios no ha querido el mal, lo permite con vistas a un bien mayor, y, sobre todo, para que el hombre sea libre y pueda participar de la propia libertad divina y creadora. Esto no quiere decir que Dios quiera que el hombre obre inmoralmente sino que otorga al hombre la capacidad de elegir libremente su propio obrar.

  Tema: Las cinco vías y su estructura lógica.
Santo Tomas cree en la posibilidad de establecer una demostración de la existencia de Dios basada en la razón ya que esta no es evidente para nosotros, para ello utiliza las vías, que no se basan en la fe en la existencia de Dios, sino en un proceso lógico y razonado que nos lleva hasta la concepción de la existencia de Dios. Para este filosofo existen dos clases de demostraciones: una llamada propter quid en la cual se parte de la idea de algo y se deducen ciertas propiedades a partir de esta idea, por ello si creemos que Dios es el ser mas perfecto seria una imperfección que no existiera, por lo tanto debe existir. Pero santo Tomas se opone a esta clase de demostración ya que piensa que la esencia y la existencia son conceptos separados, ya que no podemos deducir la existencia de Dios a partir de la idea del mismo. Por ello Santo Tomas utiliza otro tipo de demostración llamado quia que parte del principio de causalidad, que se encuentra omnipresente en sus cinco vías. Estas vías recorren distintos caminos para remontarse racionalmente hasta Dios, todos los cuales aplican el principio de causalidad. Las vías recorren de forma explicita los caminos que sigue naturalmente la razón humana para concluir que existe el ser supremo y presentan una estructura más o menos semejante, que es la siguiente:
• Se parte siempre de un fenómeno natural que sea observado es decir, un hecho de experiencia sensible que hay que describir en términos metafísicos.
• A este hecho de experiencia se le aplica siempre el principio de causalidad. Este exige a cada fenómeno una causa proporcionada, Santo tomas entiende que la causa es siempre superior al efecto, ya que este ultimo depende de esta. Este principio de causalidad adquiere diversas modalidades o formulaciones según el fenómeno que se considere.
• Se afirma que es imposible remontarse al infinito en la serie de las causas, ya que si no existiera una causa primera no podrían tener lugar todas las demás y tampoco sus respectivos efectos. Pero como nosotros somos capaces de percibir esos efectos mediante nuestra experiencia sensible es necesaria la existencia de esa causa primera para explicar este efecto.
• Por ultimo, se llega a la conclusión de que esa causa inmutable, imperecedera y eterna es Dios, siendo éste, el ser y la esencia en si mismo.




VIAS
1º NATURALEZA
Se observa
Principio de causalidad
Imposibilidad de una cadena infinita de causas
Demostración
1
Movimiento
Todo movimiento es efecto de un motor
Motrices
Primer motor
DIOS
2
Causalidad
Todo efecto procede de una causa previa
Eficientes
Causa 1ª
3
Contingencia
Todo ser contingente procede de otro previo
Seres contingentes
Ser Necesario
4
Perfección
Todo nivel de perfección participa de un ser perfecto superior
Seres perfectos
Ser Perfecto
5
Orden
Todo nivel inferior en el orden de los seres depende de otro superior
Niveles de orden
Fin último
 
La primera y la segunda se basan, respectivamente, en el movimiento y en la causalidad, y dependen de Aristóteles.
La primera, parte de la premisa: “Todo lo que se mueve es movido por otro”, y lleva hasta Dios como Primer Motor, fundamento de todo cambio.
Siguiendo a Aristóteles, Tomás de Aquino distingue dos dimensiones en toda realidad (excepto Dios): el acto o principio activo en virtud del cual cada realidad es lo que es y la potencia, dimensión de inercia, de posibilidad o momento de no-ser relativo en virtud del cual esa realidad puede cambiar. Así, toda cosa está en acto respecto de sí misma, y en potencia de ser otra cosa. El movimiento es, pues, el paso de la potencia al acto; es decir, la actualización o realización de esa potencia que cada cosa tiene de llegar a ser otra. El movimiento de un móvil siempre exige un motor, como la actualización de la potencia exige un acto. Dios aparece entonces, más allá de la serie de actos y motores intermedios, como el Acto Puro o Primer motor inmóvil.
La segunda, parte de la premisa: “Nada puede ser causa de sí mismo”, y lleva hasta Dios como Primera Causa, fundamento de todo efecto. Esta vía presenta una simetría perfecta en relación con la anterior.
Digamos ahora que, Aristóteles y Tomás de Aquino, al preguntar por las causas del movimiento, se salen de la Física y llegan a la metafísica de dios como motor del universo.
La tercera vía, parte de la premisa siguiente: “Aquello que es posible que no sea, alguna vez llega a no ser”, y lleva hasta Dios como Ser necesario, fundamento de toda contingencia.
En filosofía, se llama contingente a aquello que es, pero podría no ser; el ser contingente se opone al ser necesario, que no sólo es, sino que no puede no ser, es decir, que tiene que ser. Pues bien, el hecho de que las cosas nazcan y mueran prueba que su existencia no es necesaria, sino contingente. Pero si no hubiese nada necesario, ¿en que se fundamentarían estos seres, que, teniendo la posibilidad de no ser, no pueden existir siempre y habrían vuelto ya a la nada, al realizarse en algún momento tal posibilidad? Dios es, pues, esa causa necesaria que mantiene a los seres contingentes en el ser.
La cuarta y la quinta vía, basadas en los grados de perfección y en el orden armonioso del mundo, dependen de Platón.
La cuarta vía parte de la premisa: “Los distintos grados de perfección de las cosas presuponen un grado máximo que será la causa de los grados menores, y lleva hasta Dios como ser perfectísimo, fundamento de toda perfección.
La quinta vía parte del orden final, inteligente, que cabe  observar en el mundo, y lleva hasta Dios como ser inteligente, que ordena las cosas naturales a un fin. Más tarde, Kant criticará esta prueba, aunque reconociendo su carácter relativamente razonable y sensato. En efecto, según Kant, ese orden del mundo es relativo, pues también incluye desorden; además, la finalidad que creemos ver realizada en la Naturaleza, puede deberse a una ilusión antropomórfica; por último, el argumento demostraría, como mucho, la existencia de un Arquitecto u Ordenador del universo, de un Demiurgo sabio y poderoso, pero no de un creador del mundo, omnisciente y omnipotente.

TEMA: Teología revelada y racional o teodicia. 

La teología es el conocimiento de Dios y de las verdades reveladas. Santo Tomás utiliza más las expresiones doctrina sagrada” y doctrina cristiana” que la de “teología” para referirse a toda la enseñanza cristiana relativa a la salvación y que, en último término, descansa en la revelación.
         Considera que existe un doble orden de verdades relativo a Dios:
·                    las que sobrepasan la capacidad de la razón humana (que Dios es uno y trino, por ejemplo);
·                    las que pueden ser alcanzadas por la razón natural (como la existencia y la unidad de Dios).
         Teniendo en cuenta este doble orden de conocimiento podemos distinguir dos tipos distintos de teología:
·                    la teología racional o natural: intenta llegar a Dios a partir de las fuerzas mera­mente naturales como es la razón;
·                    la teología sobrenatural o teología de la fe: tiene como fundamento las verdades reveladas y la fe.
         Sin embargo, en la primera es también importante la fe porque puede orientar a la razón tanto para preservarla de errores como para indicarle el camino que debe seguir y el término al que debe llegar; y en la segunda es importante la razón pues el teólogo puede utilizar esta facultad natural para ordenar y sistematizar los conocimientos, para aclararlos o explicarlos hasta donde sea posible y para defender a la teología de los argumentos contrarios.
         La teología es la ciencia o conocimiento superior, y ello, dice Santo Tomás, por dos razones: por la dignidad de la materia que trata (Dios) y por la certeza que contiene, pues se funda en la luz del propio Dios, que es infalible. Es también sabiduría, y ello en grado sumo, pues la sabiduría es el conocimiento de cada cosa concreta por las causas más altas, y Dios es la causa primera y más alta de todo.

            Así pues, la teología revelada está íntimamente vinculada a la fe, mientras que la teodicea lo está a la razón. Preguntar por las relaciones entre TR y T es, por tanto, lo mismo que preguntarse por las relaciones entre fe y razón. Esta cuestión está ligada a la cuestión de si la existencia de Dios es o no evidente. La posición del aquinate es que hay que alcanzarla mediante el razonamiento. (Art. 2). ¿De qué genero es el razonamiento que nos permitirá demostrar la existencia de Dios? Esta es la cuestión que afronta el citado artículo. 
La primera de las dificultades que se presentan respecto de la demostrabilidad de la existencia de Dios es clara: “La existencia de Dios es un artículo de fe”. Es decir, objeto de la teología revelada. En la solución primera, Tomás de Aquino despachará esa objeción al establecer la neta distinción entre artículo de fe y preámbulo al artículo de fe. 
Prosigamos, pues, señalando cómo trata dicho problema. Para Tomás de Aquino se debe distinguir entre verdades que son objeto de la razón y verdades que lo son de la fe. Fe y Razón son dos facultades distintas de conocimiento. Verdades como “Dios es uno y trino” o “Dios se encarnó en hombre”, no pueden ser sabidas y demostradas por la razón natural del hombre: sólo pueden ser creídas, es decir, a ellas sólo se puede acceder por la fe.
Ahora bien, el aquinate, siguiendo a Aristóteles, sostiene que enunciados como “Dios existe”, y otras relativas a los atributos de Dios, sí son susceptibles de prueba o demostración racional: de ahí la posibilidad de una teología natural, racional o filosófica que funcione como preámbulo o introducción a la Teología sobrenatural, revelada o religiosa.
Esto no significa que proposiciones como “Dios existe” u otras semejantes no esté garantizadas por la Fe: lo están en efecto; y esto es muy conveniente para nosotros desde el momento en que la Razón humana es falible y en peligro de errar.
Así pues, la relación entre Razón y Fe ha de ser armoniosa. No pueden entrar en colisión, al menos de derecho, ya que la Verdad es Una. Tomás de Aquino caracteriza esta armonía en los siguientes términos:
a.      Las verdades de la Fe no son verdades contra la razón sino sobre la razón. Son verdades sobrenaturales, no antinaturales.
Más tarde, Lutero y el protestantismo sostendrá, desde un irracionalismo fideísta, que la Fe violenta la Razón, que creer es creer contra la Razón, y que esto constituye un verdadero suicidio intelectual. De ahí, la grandeza del hombre religioso.
b.      Cuando hay conflicto entre Razón y Fe, dicha oposición hay que tomarla como algo aparente, pues se resuelve fácilmente imputándole error a la Razón. Es decir, si la Razón llega a contradecir a la Fe, es la Razón la que está equivocada, no la Fe.

El aquinate, para quien la Verdad es Una, polemiza con los Averroístas de la Universidad de París, refutando la Teoría de la Doble Verdad, según la cual, una proposición puede ser verdadera en Filosofía y falsa en Teología. Esta teoría tenía un función muy concreta: permitía la libertad de investigación en materia filosófica, aunque ésta llegara a conclusiones diferentes a las de la Fe. Sin embargo, a partir de la Edad Moderna, cuando se de una contradicción entre lo que dicta la Fe y lo que descubre la Razón, el conflicto se resolverá haciendo una interpretación de la Biblia que sea conciliable con el espíritu de la Ciencia.
Tenemos pues que Razón y Fe son distintas y que existe una relación armónica entre ambas. El Aquinate intenta ir más allá señalando que deben colaborar. Y esta colaboración se lleva a cabo en un doble sentido. En primer lugar, la Razón colabora con la fe de tres maneras:
a.                  La Razón demuestra los preámbulos de la fe, es decir, las proposiciones cuya demostración es necesaria a la Fe misma. No podemos creer en lo que Dios ha revelado, si antes no sabemos que Dios existe, que es Uno, que es Inteligente, etc.
b.                 La Razón, la filosofía, puede utilizarse para aclarar mediante comparaciones o analogías las verdades de la Fe. Quede claro que estamos hablando de un cierto “esclarecimiento” del Misterio, pero no de su racionalización.
c.                  Rebatiendo las objeciones contra la Fe, demostrando que son falsas o, al menos, que no tienen fuerza demostrativa. En este punto hay que hacer una nueva matización: la Razón no demuestra la fe, sino que refuta a aquellos que la niegan.
Y la Fe colabora con la razón presentándose como criterio o norma negativa de verdad. Así, un filósofo puede saber, gracias a la Fe, si su filosofía contiene errores: contendrá tantos errores como puntos de fricción con la Fe presente.
Después de lo dicho, podemos ya afirmar que la cuestión de la demostración de la existencia de Dios es uno más de los modos en que la Razón colabora con la Fe. Bien entendido que dicha demostración no es requisito indispensable para tener por cierto que Dios existe, puesto que cabe, sin embargo, que alguien acepte por fe lo que de suyo es demostrable. En efecto, para Tomás de Aquino, está en juego la salvación del hombre, y aunque un hombre en su sano juicio puede tras un proceso reflexivo llegar a la conclusión de que dios existe, también es cierto que cualquier hombre por un simple acto de fe puede alcanzar las verdades a que llega, tras devanarse los sesos, el más inteligente de los filósofos. En definitiva, la Fe es un atajo que ahorra los esfuerzos que la Razón precisa para llegar a la Verdad.